Esta tecnología consiste en emplear aire comprimido como modo de transmisión de energía para mover o hacer funcionar mecanismos.

Ya sean válvulas, distribuidores, entre otros, han evolucionado gracias a la neumática, automatizando procesos y supliendo múltiples necesidades en las diferentes industrias tales como la industria textil, del calzado, agroalimentaria, cárnica, producción de energía, refinerías e industrias petrolíferas y químicas, siderurgia, minería, industrias de logística, máquinas de embalaje, imprentas y artes gráficas, construcción y obras públicas, robótica, etc.

Captura de pantalla 2015-09-08 a las 3.54.15 p.m.

La neumática cuenta con grandes ventajas; una de ellas es su practicidad para trabajos en ambientes inflamables en los que no se recomienda la utilización de equipos eléctricos. Además, esta tecnología no contamina el medio ambiente ya que utiliza el mismo aire para su funcionamiento y puede emplearse en caso de fallo eléctrico. No es explosivo, evitando el riesgo de chispas y pueden trabajar a altas velocidades.